SQD

Meat Point

En SQD Meat Point todo gira en torno a la búsqueda de la calidad y al respeto por el producto. Una propuesta gastronómica basada en una materia prima excepcional. Desde la cuidada selección de sus carnes hasta el café Gourmand, todo está pensado al milímetro. El periplo vital de los dueños del restaurante se refleja en este proyecto tan personal. España, Francia y Turquía tienen representación en su propuesta gastronómica.

Aunque el producto estrella, lo que conforma el ADN de este restaurante, sea la carne, todos y cada uno de los platos que se presentan en la carta de SQD están elaborados con productos cuidadosamente seleccionados, para ofrecer a los clientes un experiencia única.

La amplia y excepcional selección de carnes procedentes de Francia y España marca la especialización de este restaurante, bajo el Label de calidad de Yves Marie Le Bourdonnec. El producto nacional queda representado de forma sobresaliente por la Vaca Santa Hereford, la Vaca Rubia gallega y el Auténtico Buey, así como el cordero y el pollo de corral, todo abastecido y distribuido por los mejores colaboradores tales como Cárnicas Lyo o Cárnico, entre otrosLas carnes francesas, todas ellas seleccionadas y suministradas directamente por Yves Marie, están representadas por varias razas, la francesa Salangus, raza única en el mundo desarrolla por nuestro carnicero Yves Marie Le Bourdonnec junto a sus ganaderos, un cruce de Vaca de Salers y Black Angus escocesa, siendo esta una de las mejores referencias de la casa.

El Foie-Gras, el magret y el confit de pato, provienen de la ciudad de Pau, en el suroeste francés, conocida por la excelencia de sus productos que le han convertido en un símbolo de la gastronomía francesa. La pequeña productora Paule Baylacq es la encargada de suministrar a SQD estos productos elaborados artesanalmente.

El pan servido por la panadería artesana Crustó, que elabora cada día sus productos en su obrador a la vista con una masa madre propia y exclusiva, siguiendo el método tradicional francés de fermentación lenta y natural y una cuidadosa selección de ingredientes, o el aceite de oliva virgen extra Marqués de Griñón DÚO, una combinación de arbequina y picual, completan una selecta carta en constante evolución.